El Gobierno español ha anunciado recientemente, la modificación de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio en aquellos casos en los que el contribuyente  persona física no residente, posee la titularidad de un inmueble en España a través de una entidad no residente.

Hasta ahora, y en base a la redacción de la mayoría de los convenios fiscales para evitar la doble imposición, firmados con España, una persona física no residente, puede tributar en España cuando posee indirectamente un bien inmueble en España a través de una entidad no residente, y el bien inmueble representa más del 50% del patrimonio total de la entidad.

Aunque la normativa de los convenios permite la tributación por el Impuesto sobre el Patrimonio en España, en la práctica, la tributación final y efectiva no era posible ya que la norma interna española sólo regula la tributación para aquellos bienes o derechos situados en el territorio español o cuando dichos bienes pueden ser utilizados en España.

Teniendo en cuenta que la tenencia de valores en una sociedad no residente en manos de una persona física no residente no está actualmente sujeta a tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio, esto supone la imposibilidad de someter a tributación la titularidad de un bien inmueble situado en España que sea propiedad indirecta de una persona física no residente.

La situación anterior ha sido modificada en el proyecto de ley anunciado por el Gobierno que modifica la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio, con el fin de que la titularidad de un inmueble poseído a través de una entidad no residente pueda tributar en España.

Teniendo en cuenta que existe una exención general de 700.000 euros, la tributación por el Impuesto sobre el Patrimonio será aplicable en términos generales, cuando el valor del inmueble sea superior a esta cantidad.

La redacción definitiva de la propuesta de modificación se debatirá en las próximas semanas en el Parlamento español. También está pendiente de decidir si esta modificación de la ley del Impuesto sobre el Patrimonio entrará en vigor en el año 2022 o en el año 2023.

 

Les mantendremos debidamente informados de los avances de esta importante nueva regulación normativa.